¿ Que dice la Biblia sobre la Amargura?

 

 

Amargura  es el disgusto o tristeza, especialmente por no haber podido satisfacer una necesidad o un deseo.

 

Es sentimiento prolongado de frustración o resentimiento. Es un síntoma que indica que algo anda mal en nuestras vidas del cual nos tenemos que arrepentir. La amargura es en sí un pecado que revela la existencia de otros pecados dentro de la misma persona.

 

La amargura que viene del diablo no se manifiesta sola, sino que siempre se acompaña de otros pecados, como dice Efesios 4:31 “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.”


 

Algunos sinonimos que encontramos según sea la gravedad que una persona tenga  la raiz de amargura :

 

1)Sinsabor : Sentimiento de tristeza y dolor provocado por una situación desagradable o una desgracia.

 

2)Desconsuelo: Pena o tristeza muy intensas,Angustia y aflicción profunda por falta de consuelo.

 

3)Pesadumbre: Sentimiento de pena o disgusto; Contienda con uno, que ocasiona desazón o disgusto.

 

4)Desazón: Sentimiento de disgusto o intranquilidad causado por una alteración física o moral.

 

5)Resentimiento: Sentimiento contenido de disgusto o enfado avivado por el recuerdo de una ofensa o un daño recibidos; sentimiento de hostilidad o aversión(desagrado) hacia la persona que ha causado un daño.

 

Algunos sentimientos que comienzan con la amargura :

 

Si en tu amargura, esos otros pecados aparecen en tí, te tienes que arrepentir. Si no, tu vida va a empeorar y vas a dejar de recibir la gracia de Dios. Hebreos 12:15 “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;”

 

 

 

A) Codicia
Recuerda lo que dice 1Timoteo 6:6-8 dice: “ Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;  porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.  Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

 

B)Envidia.

Muchas personas se amargan por envidiosos. Ven cómo prosperan los demás, les dá envidia, se llenan de amargura y empiezan a hablar mal de ellos. Ejemplo para las mujeres: Si envidias como le queda un vestido a otra mujer, le dices que no le queda el color o que se ve muy flaca o muy gorda, aunque no sea verdad. Si no se lo quita para la próxima ocasión, entonces tu coraje aumenta contra ella. Si te identificas con este ejemplo, ¡arrepiéntete de tu envidia y de tu amargura!
Recuerda que uno nunca debe envidiar la prosperidad de los malos, porque el fin de ellos es la condenación; y cuando a un miembro de la iglesia le va bien, tu debes estar alegre por esa persona. 1Corintios 12:26 “De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.”

 

C) Preocupación. Jesús no quiere que nos afanemos, sino que tengamos fe en nuestro Padre Celestial. Mateo 6:31-33 dice: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”
Cuando dejamos de orar y de confiar en Dios, nuestros problemas aumentan y uno llega a desarrollar un amargura constante. Ejemplo para los hombres: Si ves que ya no te alcanza para el gasto, te desesperas, empiezas a exigirle más a tu esposa, todo te irrita y desquitas tu coraje contra tus hijos por cualquier cosa. Si te ves en este ejemplo de amargura, ¡arrepiéntete!

 

D) Rencor. ¡Esta es una clásica! La mayoría de las personas que estan amargadas, es porque le guardan rencor a alguien, por no decir a muchos. Toda injusticia que cada persona le ha hecho en su vida, lo tienen guardado en su corazón y nunca dejan de afligirse porque se lo repiten una y otra vez en su mente.
Estas personas “infectan” a otras con su rencor, diciéndoles sus desventuras una y otra vez. Se vuelve un círculo vicioso en donde no hay escapatoria de la amargura; pero si tu te encuentras en esta situación, te pedimos que ábras tus ojos, veas el daño que te estás causando a ti mismo y ¡arrepiéntete!
Recuerda que Dios NO te va a perdonar tus pecados, si tu no perdonas primero las ofensas que otros te han hecho. Mateo 6:14-15 “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”


E) Celos. ¡Los celos matan! Una cosa es celar tu cónyuge por el amor que le tienes (como el Espíritu Santo que nos anhela celosamente), y otra cosa es tener celos causados por tu propia inseguridad y la falta de fe hacia tu cónyuge.


En Santiago 3:14-16 dice: “14Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.  Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.”
Si te ves en esta situación, pídele perdón a Dios y ¡arrepiéntete!   

 

Consecuencia de la amargura :

 

DESTRUYE LOS HOGARES, PRESIONA A ESPOSOS Y ESPOSAS,  PONE EN CONTRA A PADRES A HIJOS,  CAUSA QUE LA GENTE QUE TRABAJAN JUNTOS NO SE PUEDAN LLEVAR BIEN,  TAMBIEN INTERFIERE CON EL COMPAÑERISMO Y LA UNIDAD DE LA IGLESIA.  

 

Tambien es la causa principal del abatimiento(estar abatido) que es Falta de energía, fuerza o ánimo, generalmente a causa de una desgracia u otro suceso negativo.  

 

Una amargura prolongada puede convertirse en odio,ira,rencor y puede llegar hasta el homicidio de la persona por la que se siente la amargura o por el contrario puede llegar al suicidio de la persona que la padece.

 

La persona que la padece debe orar a Dios para que lo ayude a superar este sentimiento y perdonar a la persona que se ha levantado en tu contra o te halla agraviado, recuerda que debemos amarnos unos a otros y perdonar las ofensas que nos han hecho a nosotros para que Dios nos perdone las nuestras.

 

 ¿ Como vencer la amargura?

 

 

La amargura se vence con el perdón, perdonando a nuestro projimo.

 

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. Mateo 6:14

 

Y si siete veces al día pecare y si siete veces volviere a ti diciendo: «Me arrepiento», perdónale. Lucas 17: 3-4

 

 

CITAS BIBLICAS

 

Efesios 4:31-32

 

Hebreos 12:15

 

1Timoteo 6:6-8

 

1Corintios 12:26

 

Mateo 6:31-33

 

Mateo 6:14-15

 

Santiago 3:14-16

 

Mateo 6:14

 

Lucas 17: 3-4